• Reglamento  Europeo

    Con la aplicación del Reglamento Europeo en España, vigente desde le 1 de Junio de 2010, usted tiene garantizados todos los beneficios derivados del mismo.

  • Es Usted  quien Decide

    Como debe de ser, siempre es Usted quien decide donde reparar su vehículo; en su taller multimarca de confianza "Talleres ALANIS" o en un taller oficial.

  • Información  Técnica

    En Talleres ALANIS disponemos de total acceso a la información Técnica Oficial, los instrumentos y la pericia necesaria para las reparaciones de su vehículo.

  • Reglamento Europeo 461-2010 UE sobre la Competencia

    Análisis de D.Joaquin Almunia (Vicepresidente de la Comisión y Comisario de Competencia)


    La Comisión Europea presentó el nuevo Reglamento de exención por categorías y nuevas directrices relativas a la aplicación de las normas de competencia en el sector del automóvil, en el que se garantiza “el acceso de todos los talleres a la información técnica o a determinados recambios” y se respeta el derecho, ya reconocido por el Reglamento que expira, de mantener los vehículos en garantía “en cualquier taller” sin que la misma se vea afectada. También reconoce el derecho del fabricante a “poner su marca o logotipo de manera efectiva y fácilmente visible en los componentes suministrados o en los recambios” que produzca, incluso si son para el primer equipo.


    La Comisión Europea ha presentado el Reglamento (UE) 461/2010, que sustituye al Reglamento (UE) 1400/2002.


    Según destaca la Comisión, “las nuevas normas reforzarán la competencia en el mercado de la reparación y el mantenimiento al mejorar el acceso a la información técnica necesaria para las reparaciones y facilitando la utilización de piezas de repuesto alternativas. Dichas normas permitirán a la Comisión luchar contra las prácticas abusivas de los fabricantes en materia de garantías, que consisten en exigir que las reparaciones se efectúen únicamente en los talleres por ellos autorizados. Las nuevas normas reducirán también los costes de distribución de los vehículos nuevos al eliminar las normas demasiado restrictivas”. La Comisión ha dado respuesta además a las preguntas más frecuentes que intuye pueden plantearse sobre el contenido del nuevo Reglamento.


    «Creo firmemente que el nuevo marco reportará ventajas perceptibles para los consumidores, al reducir los gastos de reparación y mantenimiento, que representan una parte excesiva del coste total de un vehículo a lo largo de su vida. También reducirá los costes de distribución gracias a la eliminación de las normas demasiado restrictivas», ha afirmado el vicepresidente de la Comisión y comisario de Competencia, Joaquín Almunia.


    Se introduce un límite máximo de cuota de mercado del 30%, por encima del cual los acuerdos entre fabricantes de automóviles y talleres de reparación autorizados ya no disfrutarán de la exención por categoría, adaptando así las normas al marco general (Reglamento n° 330/2010, de 20 de abril de 2010, relativo a la exención por categorías aplicable a los acuerdos verticales). “Esto facilitará la lucha de la Comisión contra los posibles abusos en detrimento de los consumidores, como la negativa a permitir el acceso a la información técnica a los talleres de reparación independientes, y reforzará la competencia entre reparadores autorizados y reparadores independientes”, destaca la Comisión Europea.


    Los multimarca podrán competir.


     “Las nuevas normas mejorarán el acceso de los talleres de reparación a los repuestos de otras marcas, que pueden representar una parte importante de los costes de reparación. Los fabricantes de automóviles ya no podrán supeditar la aplicación de la garantía a que el cambio de aceite o cualquier otro servicio se hayan efectuado únicamente en los talleres autorizados. Naturalmente, los fabricantes podrán exigir que las reparaciones cubiertas por la garantía –que pagan ellos– se lleven a cabo en su red autorizada. Todo eso es importante para los consumidores, pues se calcula que las facturas de las reparaciones representan un 40 % de los gastos totales que implica la posesión de un vehículo, gastos que han aumentado en los últimos años”, añade.


    Por lo que se refiere a la distribución de los automóviles, la evaluación de la Comisión ha puesto de manifiesto que los mercados de la venta de automóviles son altamente competitivos. Los márgenes de los fabricantes y los concesionarios son pequeños y, durante varios años, la excesiva capacidad de producción y el progreso tecnológico han aportado ventajas a los consumidores como una bajada de los precios reales de los vehículos y un aumento de la gama donde elegir. La crisis financiera ha incrementado esa presión a la baja sobre los precios.


    En este contexto -continúa la Comisión Europea-, las normas existentes son demasiado complicadas y restrictivas y han tenido como efecto indirecto el aumento de los costes de distribución, que representan, por término medio, un 30 % del precio de un vehículo nuevo. Así pues, la Comisión propone simplificar dichas normas y tratar la distribución de vehículos como cualquier otro mercado. El actual modelo de distribución seguirá estando exento en la mayoría de los casos, pero algunas disposiciones sectoriales que han demostrado ser ineficaces o contraproducentes no se mantendrán. El nuevo régimen dará a los fabricantes una mayor flexibilidad para organizar distintas redes en las que coexistan concesionarios multimarca y concesionarios que se comprometan a promover en exclusiva las marcas de un solo fabricante.


    Las nuevas normas entrarán en vigor el 1 de junio de 2010 para los mercados de la reparación y el mantenimiento y el 1 de junio de 2013 para los mercados de la venta de vehículos, y expirarán el 31 de mayo de 2023. La Comisión supervisará la evolución del sector y, tal como ha hecho hasta ahora, adoptará medidas correctivas adecuadas si detecta alguna conducta problemática o algún cambio en las condiciones de competencia.


    Antecedentes


     Los Reglamentos de exención por categorías eximen a determinadas categorías de acuerdos que se ajustan a sus disposiciones de la prohibición comunitaria relativa a las prácticas restrictivas (artículo 101, apartado 1, del Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea). Las antiguas normas aplicables al sector del automóvil (Reglamento (CE) n° 1400/2002) fueron aprobadas en 2002 y expiran el 31 de mayo. Antes de aprobar las nuevas normas, la Comisión llevó a cabo un amplio y largo proceso de consulta.


    En los últimos años, la Comisión ha incoado cuatro procedimientos contra DaimlerChrysler, Fiat, Toyota y GM para garantizar que conceden a los talleres independientes un acceso adecuado a la información necesaria para la reparación de los vehículos. No obstante, el acceso a las piezas de recambio y la negativa a aplicar la garantía si los consumidores han hecho realizar esos trabajos fuera de las redes de reparación autorizadas pueden plantear otros problemas. Según la Comisión, “las directrices y el Reglamento de exención por categorías adoptados hoy aclaran con detalle a las partes interesadas el modo en que la Comisión tiene intención de aplicar las normas en este ámbito”.


    Competencia despeja dudas sobre el Reglamento 461/2010


    ¿Cómo se incrementará la competencia en los mercados de reparación, mantenimiento y recambios? ¿Cómo se garantizará el acceso de los talleres independientes a la información técnica de acuerdo con el nuevo marco jurídico? Aunque se ha hablado hasta la saciedad del fin del Reglamento 1400/2002 y del nuevo Reglamento 461/2010 que lo sustituye, muchas son las dudas que aún plantea la modificación de la regulación de los mercados de venta y posventa del automóvil en Europa. La propia dirección general de Competencia nos despeja algunas.


    ¿En qué consiste la reforma?


    La reforma pretende establecer normas que tengan en cuenta la intensidad de la competencia en los mercados de distribución de vehículos de motor y de recambios, y de prestación de servicios de reparación y mantenimiento. Abarca a automóviles, camiones y autobuses. El análisis de la Comisión ha mostrado que existe una gran competencia en el mercado de venta de vehículos.


    Es decir, las actuales normas sectoriales imponen unas cortapisas innecesarias que impiden a los fabricantes de automóviles organizar sus sistemas de distribución de la forma más conveniente para ellos. Por lo tanto, la Comisión ha adecuado las normas aplicables a la distribución de vehículos de motor a las aplicables a los acuerdos de distribución en otros sectores (Reglamento nº 330/2010, adoptado el 20 de abril), pero con un período transitorio de tres años que permita adaptarse a los distribuidores autorizados.


    La competencia en los mercados de reparación y mantenimiento y de distribución de recambios es menos intensa, y existe el riesgo de que los consumidores puedan verse perjudicados por prácticas contrarias a la competencia que aumenten los costes de las reparaciones. La reparación y el mantenimiento son muy importantes para los consumidores, no solo por razones de seguridad y fiabilidad, sino también porque las facturas de reparación suponen el 40% del coste total del vehículo para su propietario. A diferencia de los precios de los automóviles, el coste del trabajo medio de reparación se ha incrementado durante los últimos años. Los consumidores sienten particularmente el efecto del aumento del coste de las reparaciones durante la actual crisis, puesto que prestan más atención a los precios y también conducen vehículos más viejos, que requieren un mantenimiento más frecuente. Por lo tanto, la Comisión ha establecido un régimen más estricto para estos mercados, que facilitará el cumplimiento de las normas. Entre los aspectos más problemáticos se cuentan la retención de información técnica y recambios, y el rechazo a aplicar las garantías si el consumidor repara su vehículo en un taller independiente.


    ¿Cómo se incrementará la competencia en los mercados de reparación, mantenimiento y recambios?


    El nuevo Reglamento de Exención por Categorías se aplicará a partir del 1 de junio de 2010. El principal cambio consiste en que los acuerdos entre fabricantes de vehículos y sus redes de talleres autorizados y distribuidores de recambios ya no se beneficiarán de una exención automática, puesto que generalmente dichas redes disfrutan de una cuota de mercado superior al 30%. Esto facilitará ocuparse directamente de los casos de rechazo de comunicación de información técnica o de aplicación indebida de las condiciones de garantía con el objetivo de excluir a los talleres independientes, o de nuevos tipos de restricciones que pudieran darse.


    Del mismo modo, es improbable que los acuerdos que obligan a los talleres autorizados a comprar recambios a los fabricantes de automóviles queden exentos en bloque, pues los fabricantes también suelen tener una cuota de mercado superior al 30% en los mercados de recambios.


    Este nuevo Reglamento también establece tres cláusulas fundamentales que describen infracciones que restringen la competencia en el mercado de recambios. Se refieren a las restricciones impuestas por los fabricantes de automóviles con respecto a: a) la venta de recambios originales por talleres autorizados a talleres independientes, b) la posibilidad de que fabricantes independientes de recambios suministren a talleres autorizados o independientes, y c) la posibilidad de que los fabricantes independientes de recambios pongan su marca registrada o logotipo en sus productos.


    La Comisión mantiene su compromiso de actuar contra todas las restricciones de la competencia en todos los eslabones de la cadena de suministro de este sector, tal como lo ha hecho recientemente al adoptar una decisión contra cuatro fabricantes de vidrio para automóviles que habían constituido un cartel y por la que les impuso multas de casi 1.400 millones de euros.


    ¿Cómo se garantizará el acceso de los talleres a la información técnica de acuerdo con el nuevo marco jurídico?


    Los talleres independientes son importantes porque incrementan la posibilidad de elección de los consumidores y mantienen la competencia en los precios de las reparaciones al ejercer presión sobre las redes de talleres autorizados de los fabricantes de automóviles. Pero para que esto suceda es esencial que puedan obtener la información técnica necesaria para realizar las reparaciones en vehículos cada vez más sofisticados. La retención de «información técnica» se abordará directamente de conformidad con las disposiciones del Tratado relativas a las prácticas comerciales restrictivas (artículo 101) puesto que, según lo dicho previamente, los fabricantes y sus recambios y talleres generalmente tienen una cuota de mercado superior al 30%.


    Además, las directrices adoptadas también contienen aclaraciones detalladas sobre la noción de información técnica, remitiéndose al Reglamento 715/2007, sobre la homologación de vehículos de motor, y a todos los reglamentos de aplicación subsiguientes. Las nuevas normas aseguran el acceso a la información técnica para los modelos homologados después del 1 de septiembre de 2009. Mediante un nexo claro con el Reglamento relativo a la homologación de vehículos de 2007, la Comisión garantizará la coherencia por lo que se refiere al acceso a la información técnica para los vehículos puestos en circulación antes de esa fecha y permitirá que la noción de información técnica se desarrolle conforme a los avances técnicos.


    La Comisión sigue manteniendo su compromiso de hacer cumplir estrictamente las normas sobre acceso a la información técnica, según lo ha demostrado en cuatro asuntos incoados en 2007 con el fin de garantizar que Daimler/Chrysler, Fiat, Toyota y General Motors revelen la información necesaria a los talleres independientes.


    Habrá “mejores servicios y precios más bajos”


    Según el comisario europeo de Competencia, Joaquín Almunia, es una prioridad que mejoren los servicios y bajen los precios en la posventa, especialmente de las reparaciones. Para lograrlo, el nuevo Reglamento, que regulará la posventa europea hasta 2023, eliminará diversas restricciones que aún sufren muchos talleres independientes.


    Como en general, según ha constatado Competencia, el precio de los coches nuevos ha bajado mientras que el del mantenimiento y las reparaciones ha subido (“suponen hoy el 40% del coste total de un vehículo”), la nueva normativa ”se centrará en que los talleres independientes no queden excluidos del mercado”. Esto redundará en “mejores servicios de reparación con precios más bajos”, explicó el comisario de Competencia Joaquín Almunia durante su primera intervención, desarrollada en inglés, en la última sesión plenaria del Parlamento Europeo en que se debatió este asunto.


    Para ello, añadió, se eliminarán numerosas “restricciones” que aún sufren los talleres independientes, especialmente en lo que respecta al acceso a la información técnica o a la obtención de determinados recambios. “El nuevo marco será más favorable para los consumidores: nuestra principal prioridad va a ser mejorar la competencia en el mercado posventa, en particular en el mercado de la reparación de vehículos”, señaló el también vicepresidente de la Comisión.


    Almunia puso más tarde punto y final al debate, esta vez en español, agradeciendo a todos los participantes sus aportaciones y resumiendo el espíritu de la nueva normativa.


    Se podrá elegir taller y todo taller podrá competir


    Los consumidores “deben poder elegir los servicios posventa, el taller donde reparar su vehículo y revisar su buen funcionamiento”. Y esos talleres, “pertenezcan o no al fabricante, o estén ligados o no al fabricante del vehículo”, deberán tener la información técnica adecuada y disponer de los recambios que necesiten. “Todo ello mejora con la propuesta de la Comisión”, destacó el comisario de Competencia Joaquín Almunia en la reciente sesión plenaria del Parlamento Europeo que debatió el futuro Reglamento para la posventa: “Todo consumidor podrá elegir taller y todo taller podrá competir”, aseguró.


    La dirección general de Competencia de la Comisión Europea presentará el próximo 26 de mayo el texto que propone como nuevo reglamento específico para regular el mercado del mantenimiento y la reparación de vehículos en Europa. Respecto a la venta de vehículos nuevos, la Comisión va a prorrogar durante tres años, hasta el 1 de junio de 2013, todo lo que al respecto determina el Reglamento 1400/2002 actualmente en vigor. Dicha actividad será regulada a partir de esa fecha por las normativas generales sobre Competencia vigentes en la Unión Europea.


    Ayer, en la sesión plenaria del Parlamento Europeo, el comisario de Competencia Joaquín Almunia explicó que “el objetivo de cualquier norma en materia de competencia es beneficiar al consumidor”, y eso es lo que está convencido de que conseguirá el nuevo Reglamento específico para la posventa.


    Mejor para las pymes


     Según el comisario, “determinados talleres o fabricantes de piezas tienen dificultades que con el nuevo Reglamento desaparecerán”. “Estamos proponiendo una regulación que va a facilitar posibilidades y las oportunidades de las pymes a lo largo de toda la cadena, desde la fabricación de piezas hasta la reparación de vehículos”, explicó.


    Según Almunia, “los pequeños distribuidores [vendedores de vehículos] en estos años se han visto perjudicados o han encontrado obstáculos, y esa es la experiencia aunque no era por supuesto la voluntad de quienes hicieron el Reglamento 1400/2002″. “No todos tienen los mismos intereses y muchos pequeños están más contentos con lo que estamos proponiendo ahora que con lo vigente desde 2002 porque les ha costado más ser competitivos respecto a los grandes distribuidores” de vehículos, añadió.


    “Yo comparto sus preocupaciones, lo que pasa es que creo que están mejor tratadas en la propuesta de reglamento que como lo han estado hasta ahora, no porque seamos más listos ahora que hace ocho años, simplemente porque todos aprendemos de la experiencia; hay que escuchar opiniones pero también aprender de la experiencia”, concluyó Joaquín Almunia.